LUIS CHAMIZO 1993-2001:

      OCHO AÑOS DE EXPERIENCIA EN REFORESTACIÓN
 
 



 
Desde el otoño de 1993 este Instituto de Enseñanza Secundaria de Don Benito lleva a cabo un proyecto de plantación de arbolado autóctono coordinado por Juan María Hoyas, profesor del Centro.

Este artículo es un resumen de lo aprendido en todo este tiempo. su aplicación al ámbito de la enseñanza y las perspectivas de futuro de la experiencia.

El desarrollo del proyecto de vivero y reforestación no es algo en absoluto aislado, sino que se inserta en un marco más amplio de actividades llevadas a cabo en el Centro, como son la adquisición de papel reciclado y papel libre de cloro para el servicio de reprografía, la colocación desde hace unos años de contenedores para la recogida de papel y cartón y más recientemente el contenedor para pilas usadas.

Todo esto se hizo pensando en que la enseñanza no sólo se imparte en el aula, sino que el centro en su totalidad debe ser un espacio que proporcione al alumnado la posibilidad de aprender y tomar conciencia de una serie de valores, en este caso de respeto al medio ambiente, sin los cuales el futuro de la especie humana puede verse seriamente amenazado.


Antecedentes

La actividad que nos ocupa tiene su pre-historia en fecha tan lejana como el curso 92-93, cuando la transversalidad y la educación en valores sonaban a chino a la mayoría del profesorado.

Con la intención de llenar ese vacío Juan María Hoyas empieza a dar charlas a cada uno de los grupos de 1º de Bup del centro. Estas charlas, eminentemente prácticas, versaban sobre los principales problemas del medio ambiente y consejos prácticos para disminuir el impacto humano mediante pequeñas iniciativas individuales. Se acompañaban estas actividades de la proyección del video "El hombre que plantaba árboles", basado en el cuento de Jean Giono y destinado a concienciar a los alumnos de la urgente necesidad que tenemos de plantar árboles para amortiguar el impacto de la sequía, la erosión y el caos climático que se nos viene encima.

Continuaron impartiéndose las charlas durante los cursos 93-94 y 94-95, desglosándose ahora en dos sesiones interrelacionadas: una sobre problemas del medio ambiente y su posible solución y otra específica sobre el papel y la reforestación. La primera se completaba con la proyección del video "Salvemos la tierra" y la segunda con el ya citado "El hombre que plantaba árboles".
 
 


Curso 93-94

Las actividades se realizaron en la extraescolar Educación Ambiental en el transcurso de la cual surgió el proyecto de trabajar en la creación de un vivero de encinas. Como envase para los futuros plantones se decidió probar con el popular tetra-brick, tanto por su nulo precio como por tratarse del reciclado de un material de desecho.

Las bellotas fueron traídas de la zona de Madrigalejo por ser de altitud y orografía similar a la de los terrenos del Centro.

Para la tierra se hizo una mezcla de arena, humus y tierra del lugar donde se plantarían al menos algunos de los árboles.

El número de plantones elaborados fue de 600. De ellos unos cuatrocientos fueron repartidos entre alumnos, profesores y personas no relacionadas directamente con el Centro. El resto pasó el verano a la sombra y se reservó para plantarlos en terrenos del instituto.

No todas las experiencias tuvieron un final feliz: durante ese otoño se plantaron bellotas a lo largo de la valla Norte del Instituto. Ya habían sobrevivido unas treinta encinas al verano cuando las destrozó un tractor que limpiaba el campo de deportes.

Por conversaciones con otras personas da la sensación de que este tipo de sucesos atribuibles a negligencia o poca sensibilidad es bastante habitual. Si el señor que lo conducía tuviera conciencia de lo que cuesta sacar un árbol adelante, o por lo menos los hubiera tenido que regar todo el verano, como hizo el personal del Centro, seguramente se lo habría pensado dos veces antes de machacar las plantitas.


Curso 94-95

Este va a ser un año de gran actividad:

- En primer lugar y teniendo en cuenta la experiencia del año anterior se oferta la extraescolar de Educación Ambiental, que no tiene mucho éxito debido a su carácter voluntario y su ubicación en el horario al final de las clases.

- En segundo lugar se procede a la realización del nuevo vivero, si bien esta vez con menos plantones que el anterior (330). Se incluye como novedad los treinta plantones de alcornoque sacados de bellotas traídas de la Sierra de Aracena (Huelva)

- Se lleva a a cabo la primera plantación con las encinas del vivero hecho el año anterior en el terreno habilitado para ello, que es una superficie trapezoidal de unos 2.000 metros cuadrados en la parte posterior del Instituto. Esta plantación fue iniciada en la extraescolar de Educación Ambiental y continuada con el Departamento de Ciencias Naturales. A las encinas se añadieron plantones de alcornoque proporcionados por el CEP.

La inexistencia de un riego continuado y el año extremadamente duro de sequía diezmaron terriblemente la población de árboles, especialmente de los alcornoques, menos resistentes. De esa manera, el 1 de junio de 1995 quedaban vivos los siguientes árboles:
 
 

- Encinas............................... 90

- Alcornoques........................ 28
 

Para protegerlos se adoptaron las siguientes medidas:

- Instalación de un sistema de goteo: este consta de una manguera principal que arranca de la toma de agua del patio de los naranjos y llega al extremo norte de los terrenos del Centro; de ella arrancan veinticuatro mangueras secundarias en donde están situadas las válvulas de goteo: en total casi mil metros de goma.

Posteriores comprobaciones sobre el caudal de agua arrojaron como resultado que con el grifo abierto a media presión salían por cada válvula unos 8 litros de agua a la hora. Si tenemos en cuenta que el grifo se mantenía abierto unos 45 minutos, eso hace menos de mil litros por riego. Habida cuenta que las encinas se regaron durante el verano sólo una vez por semana, se da uno cuenta del gran ahorro que supone un sistema de este tipo y las poquísimas necesidades de los árbolesplantados, sobre todo teniendo en cuenta que este tipo de árbol sólo necesitará riego durante sus primeros años de vida.

- Construcción de unos cien metros de valla: para protege a los árboles especialmente de los balones y partidos de fútbol. Esta valla se hizo enteramente con material de desecho.

- Acolchado de cada árbol: este sistema, aprendido en el Centro Sunseed de Tecnología del Desierto en Sorbas (Almería) es tremendamente sencillo, económico y efectivo: consiste en rodear de piedras la base de cada árbol en un diámetro de unos cincuenta centímetros. Las piedras retienen la humedad, dificultan la evaporación del agua, evitan el endurecimiento del suelo y amortiguan las heladas en invierno.

- Sombreado de cada árbol: habida cuenta de que era el primer verano que iban a pasar a pleno sol, se cubrieron con una caja de madera abierta por los lados para ventilación y rematada en la parte superior por un cartón. Obvia decir que las cajas -también- provenían de los contenedores de basura.

Hechos estos trabajos, transcurre uno de los veranos más duros del siglo, durante el cual los árboles sufrieron temperaturas de 43 grados centígrados y hasta diez días sin riego. La situación al 13 de setiembre del 95 queda como sigue:

- Encinas............................... 76

- Alcornoques........................ 29
 



Curso 95-96

Este curso va a ser más benigno desde el punto de vista climático, aunque surgirán otros problemas, como se verá.

- En primer lugar, la elevadísima mortandad del vivero realizado el año anterior: como causa probable puede estar el escaso abono que se puso en la mezcla de tierra o en la hipertrofia de la raíz por ser el tetra-brick recipiente inadecuado.

- En segundo lugar, la intensa proliferación de hierba que se va a dar como consecuencia de las lluvias, especialmente a partir de la primavera. Esto va a conllevar el riesgo de incendio, que tendría catastróficas consecuencias habida cuenta la juventud de los árboles.

En noviembre se renueva el vivero -de sólo cien ejemplares, pero en cajas de vivero industrial- y se replantan los huecos abiertos en el terreno. Esta vez la replantación la llevarán a cabo alumnos de 3º de ESO en horario de tutoría. Esta actividad fue precedida de la proyección del video El hombre que plantaba árboles y de las explicaciones del tutor.

De esta manera y al 30 de noviembre de 1995 la situación queda como sigue:
 
 

- Encinas............................... 134

- Alcornoques........................ 41


En este recuento no se incluye la siembra de bellotas que se hizo en quince huecos a falta de más plantones y que sólo aparecen en la estadística siguiente, al nacer.

Durante el invierno y la primavera se restituyen los acolchados y se abren calles en medio de la hierba para que ésta no asfixie las plantas. En esta tarea colaborarán también algunas tutorías.
 

El recuento al 30 de junio de 1996 arroja las siguientes cifras:
 

- Encinas............................... 130

- Alcornoques........................ 39



Si comparamos estas cifras con las de hace trece meses apreciaremos el incremento, pues si el 1/6/95 había 118 árboles vivos, ahora tenemos 169. Es de esperar que en temporadas sucesivas se consiga llegar a los 200 árboles previstos.
 




Curso 96-97
 

CONDICIONES PREVIAS

El verano:

El verano comenzó con una situación bastante desfavorable para la plantación. En primer lugar, las copiosas lluvias del invierno pasado habían hecho crecer la hierba de forma desmesurada hasta sobrepasar en ocasiones el metro de altura. Por ello en junio-julio hubo que llevar a cabo dos intervenciones de urgencia:

- Despejar las "calles" de goteo para localizar los árboles y quitar al menos la hierba que los estaba asfixiando.

- Abrir un cortafuegos de tres metros de anchura alrededor del recinto ante el peligro real de que un fuego incontrolado se extendiese y acabase con la plantación.

Durante junio-julio, los árboles recibieron un riego por goteo de una hora/semana (8 litros por árbol, aprox.). Durante el mes de agosto nadie se acordó de las pobres encinas, que estuvieron un mes sin recibir un solo riego, lo que llevó a la pérdida de 16 árboles. Insistimos en la necesidad de riego regular en verano para los ejemplares jóvenes: si en lugar de ser un verano con temperaturas benignas llega a ser como el del 95 podría haber muerto al menos la mitad de los individuos.

Desde finales del junio hasta mediados de septiembre se procede al sombreado de los árboles, pero sólo los plantados el último otoño y algún alcornoque más veterano pero que parecía requerir aún resguardo.

Se constata el éxito de la plantación de bellotas germinadas frente a las anteriores plantaciones en tetra-brick: a pesar del nulo riego durante un mes, de las dieciséis bajas sólo una pertenece a esta generación. Posiblemente ello es debido a que la bellota sembrada en tierra directamente desarrolla una raíz que penetra a mayor profundidad y asegura mejor la supervivencia del árbol, especialmente en un terreno como el que nos ocupa, ligero y arenoso.

La consecuencia que extraemos de ello es clara: la experiencia de años anteriores muestra que un vivero es costoso de realizar y además por algún fallo no del todo determinado muchos árboles mueren. Germinar las bellotas y a continuación sembrarlas parece haber tenido un mayor éxito, y esto marcará la línea a seguir durante el presente curso para repoblar los huecos.

Septiembre:

Hecho el censo de árboles, a 1 de septiembre queda como sigue:
 

- Encinas............................... 118

- Alcornoques........................ 36



La pérdida de 16 árboles queda atribuida, como se ha dicho, a la falta de riego durante un mes. Llama la atención que el número de encinas que se han secado sea superior incluso porcentualmente al de alcornoques, siendo éstos en teoría árboles menos resistentes. A partir de este mes iniciamos la siega de todo el recinto de árboles. Dicha siega se realiza a mano con la colaboración indispensable de alumnos del Nocturno. Queda descartada la utilización de un medio mecánico tal como el tractor por el peligro que puede suponer para árboles tan jóvenes y el escaso cuidado en general que ponen los encargados de tales vehículos, como quedó de manifiesto en el otoño del 94.
 

Octubre-noviembre:

La proliferación de hierbas debido al año excepcional de lluvias lleva a plantearse que, junto con el peligro del fuego, está el hecho de que posiblemente retrasen el crecimiento del árbol más allá de lo deseable y, aunque no era el propósito inicial del proyecto, para minimizar ambos problemas se opta por utilizar un herbicida sistémico esparcido con mochila a presión.

Queda claro que dicha decisión se toma por la inexistencia de medios mecánicos y humanos para limpiar las hierbas. Durante el tratamiento los árboles, claro está, son protegidos para que el herbicida pulverizado no llegue a las hojas.

Durante este mes y con la colaboración de la profesora y alumnos de la asignatura Botánica Aplicada se procede a cavar los árboles para soltar la tierra, rehacer el acolchado y quitar la hierba más cercana, a la que por precaución no se le aplicó herbicida.

Diciembre:

Se procede a la siembra de bellotas en los huecos dejados por árboles muertos . Las semillas, al igual que el año pasado, son oriundas de las inmediaciones de Torrefresneda, y repetimos siembra por los excelentes resultados del curso anterior. La técnica consiste en lo siguiente: se colocan las bellotas en un lugar oscuro y donde tengan humedad permanentemente. Al cabo de unos diez días comienza a brotar la raíz, y esa es la garantía de que la bellota se va a desarrollar. Se siembran sólo estas últimas, y así hay más posibilidades de que el árbol vaya a salir.

El total de emplazamientos sembrados es de 60, a razón de dos bellotas por agujero; se ha aprovechado al máximo el terreno porque no se espera que todas prosperen. También se siembran seis refuerzos, esto es, bellotas junto a árboles aún vivos pero cuyo aspecto no indica que vayan a prosperar.

Naturalmente, ninguna de estas siembras consta en la estadística hasta que no se verifiquen los resultados.

Enero:

Se podan las primeras encinas, unas treinta, todas ellas de tres años Dicha poda no es en absoluto abusiva: solamente se quitan las ramas inferiores con el objeto de ir formando la copa. En el caso de haber dos o más troncos saliendo del terreno se respetan todos porque es posible que todos prosperen, como en ocasiones hemos visto en ejemplares adultos.
 

Primavera:

Debido a que por un lado se controla el crecimiento de la hierba y a que se cavan los árboles con regularidad, este año se registra un crecimiento espectacular, sobre todo de los ejemplares más veteranos. 

Como la estación viene muy adelantada, a mediados de marzo ya brotan algunas bellotas. Otras, sin embargo, esperarán a junio para hacerlo.
 

Recuento:

El censo de árboles vivos realizado el 20 de junio arroja los siguientes resultados:
 

-Encinas..........................159

-Alcornoques.................... 37



En total 196 árboles, lo cual queda ya muy cerca del objetivo marcado el año pasado de conseguir 200 árboles en el suelo. Ahora todo depende de cómo se comporte el verano y si no hay una elevada tasa de mortandad que diezme los árboles, aunque no es probable al ser los plantones nuevos todos de bellota y por tanto fuertemente enraizados.

Seguimos constatando el espectacular crecimiento de las bellotas sembradas el año pasado, algunas de las cuales superan ya en altura a otras más antiguas.

Consecución de objetivos:

-Continuación de las salidas con alumnos para observar y/o trabajar los árboles.

- Avance de la campaña de apadrinamiento

- Publicación de un extenso artículo en La Gaceta del Estudiante del mes de febrero.



  

Perspectivas de futuro



Sin duda la mejor noticia del año ha sido la concesión de una ayuda por parte de la Consejería de Educación de la Junta y por tanto el reconocimiento a nivel institucional de que la tarea realizada durante cuatro cursos escolares constituye una aportación de primer orden a la educación en valores y a la potenciación de uno de los signos de identidad extremeños: la dehesa.

Dicha ayuda permitirá cubrir algunos de los gastos más urgentes como son terminar el vallado del recinto, comprar abono, herramientas, renovar el sistema de riego, así como adquirir en viveros ejemplares de otras especies autóctonas tales como olivo, madroño, jara, retama... de cara a completar la plantación y conseguir un compendio más completo de lo que es un bosque autóctono.

La experiencia llevada a cabo en el Centro ha sido, además, útil a la hora de emprender nuevas actividades como la siembre de bellotas llevada a cabo en el Canal de las Dehesas con el Colegio Público María Cabanillas  de Orellana.



 
 
 
 
  
¿Bellotas o plantones?



De la experiencia de estos años hemos aprendido lo siguiente:

-El tetra-brick no es un buen recipiente para la futura encina porque la raíz crece sin control y es demasiado larga y débil, provocando en ocasiones la estrangulación del árbol.

- Son aconsejables los recipientes negros de vivero (3x5) a condición de que estén suspendidos en el aire, ya que así la raíz inhibe su crecimiento longitudinal y se hace gruesa y resistente.

- Si sabemos dónde van a plantarse los árboles, es preferible la técnica de la bellota germinada, ya que de esa manera la raíz se hinca más profundamente en la tierra. Los únicos requisitos son darle sombra y agua durante el verano.