Consejos útiles


LA IMPORTANCIA DE LOS ARBOLES

Los arboles son imprescindibles para la vida en la tierra, ellos nos proporcionan el oxigeno que todos los seres vivos respiramos, sus frutos sirven de alimento, sujetan el suelo que pisamos evitando que este se erosione, proporcionan sombra, sirven de cobijo y refugio a numerosos animales, refrescan el entorno, retienen el agua de lluvia a modo de esponja evitando que esta se pierda en escorrentías ...

Sin embargo no les correspondemos de igual modo, quemamos los bosques, los talamos en masa, roturamos el suelo, evitando que vuelvan a rebrotar, sin darnos cuenta de que cuando el ultimo de ellos desaparezca, poco después nos iremos con él.


¿ POR QUÉ REFORESTAR? 

Por una parte para restaurar y recuperar la flora autóctona que en otro tiempo ocupaba gran parte de la Península Ibérica. Con estas accionas evitamos la desertización de la misma, contribuyendo de paso al enriquecimiento del suelo. Por otra, pretendemos crear conciencia de la importancia que tienen para todos los árboles y sus ecosistemas sin los cuales no seria posible la vida en la tierra.

Aquí os mostramos algunas de las numerosas técnicas aprendidas para acometer futuras repoblaciones con el mayor éxito posible. Nosotros tan sólo ponemos las semillas y plantas, dejando a la naturaleza que siga su curso.
 


 
 
El alcorque no ha de ser muy grande, más bien pequeño, así evitaremos una excesiva evaporación. Más fuerte en este caso al estar la tierra removida y sin cubierta vegetal protectora.
Los alcorques debemos rellenarlos de piedras (en caso de poner planta, o una vez ésta haya brotado). Con este método evitaremos una rápida evaporación del agua, recogiendo a su vez la de lluvia y rocío.
Si en la zona a repoblar hay grandes piedras o arbustos, podemos plantar al lado de éstos. Mirando al norte para que esté sombreada en los primeros años de vida.
Las semillas se pueden se pueden sembrar en el interior de matorrales espinosos, con la ayuda de un plantador para protegerlas de los posibles cosumidores.
El hoyo tendrá de 15 a 20 cm. de profundidad. Lo rellenaremos con tierra removida y pondremos las semillas a dos dedos de profundidad.
No se deben arrancar plantas vivas para proteger las que hemos puesto.
Si el terreno está inclinado, haz el alcorque en forma de media luna, así recogerá una mayor cantidad de agua.
Pon tres o cuatro semillas en el mismo hoyo ( si están sin germinar), pues aumenta de este modo la posibilidad de no perderlo, aunque se malogre alguna.
Para evitar que las semillas y raíces de las plantas se hielen durante el invierno, puedes hacer un acolchado, cubriéndolas con ramas, pajas y hojas secas.

 
 


BOSQUE DE GALERÍA

La propagación de especies arbóreas por estaquilla es un método fácil y sencillo de llevar a la práctica; la única herramienta que necesitamos es una tijera de podar.Entre las especies que mejor se reproducen por este método destacan las de ribera: chopos, álamos, sauces...
Las estaquillas las reogemos de vástagos o chupones que tengan unos dos años de edad y el grosor de un dedo.
Estas tendrán una longitud de 25 a 30 cm. si son de madera dura o leñosa, algo menor si son de madera blanda o semileñosa (zarza, rosales...)
El corte superior se lo daremos en bisel, hacia el lado opuesto de la última yema y a un centímetro de esta. el inferior puede ser igual o recto.Si lo hacemos en bisel, la clavaremos más fácilmente en la tierra, teniendo cuidado de no confundirnos de posición.
Rajar o golpear el extremo inferior para provocar la aparición de numerosas raíces. El lugar idóneo para clavar las estaquillas son los márgenes de ríos y arroyos, donde la humedad es constante todo el año.